Parashá Vayakel - Pekudei

Shemot 32:1-4 Y vio el pueblo que Moisés tardaba mucho en bajar del monte, y se reunió el pueblo junto a Aarón, y le dijeron: Levántate y haz para nosotros dioses que vayan delante de nosotros, porque a este Moisés, el varón que nos hizo subir de la tierra de Egipto, no sabemos que le haya ocurrido.

Y les dijo Aarón: Quitad los aros que hay en las orejas de vuestras mujeres y de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. Y se quitó todo el pueblo los aros de oro que tenían en sus orejas, y (los) trajeron a Aarón. Y él los tomó de sus manos y los fundió en un molde, e hizo un becerro de fundición; y ellos dijeron: ¡éstos son tus dioses, oh Israel, que te hicieron subir de la tierra de Egipto!

Lo primero que aprendemos, es que debemos reparar tal cual hicimos el daño. (con la Vara que midamos seremos medidos). Como el pueblo se reunió delante de Aarón para impurificarse. Ahora debían reunirse alrededor de Moises, para salir de la impureza.

El becerro de oro encierra en sí mismo, un aspecto de religión. Moises representa esa conciencia elevada de luz, donde se comprende que solo la unidad al ser nos devuelve la vida.

Sin esa conciencia superior, el hombre queda atrapado en el mundo de la materia, y quiere expresar su “espiritualidad” desde afuera, algo externo, sin un cambio interior verdadero. Moises, o nuestro maestro interior, conoce las leyes espirituales, sabe que la única forma de elevación, es el amor y el otorgamiento.

Sabemos, que este es el mundo de la dualidad, y nuestra labor es; retornar al uno, a la unidad. Dualidad, significa idolatría, becerro, religión. Unidad, significa espiritualidad.

Así está escrito, ” Y Moisés reunió a toda la congregación “éxodo 35:1

La palabra que se emplea aquí para congregación es ADAT, que puede ser permutada a la palabra DAAT- conocimiento. Debemos entender que conocimiento del cual se habla tiene que ver con la forma en que cada uno percibe la realidad. Por eso Yeshúa dijo: conoceréis la verdad.

La palabra verdad es EMET (ALEF-MEM-TAV) guematria 441 que al sumar estos valores nos da 9, valor de la letra TET, con la que escribe la palabra bueno. Quiere decir que cuando comprendamos que todo es bueno, entonces seremos libres.

Es decir, cuando se acaba la dualidad en nosotros, llegamos a la tierra prometida. La torá, como se conoce, leyes espirituales, nos hacen retornar al uno. Por consiguiente, la idolatría, el becerro nos hace vivir en la dualidad.

Moises les dio dos cosas que se consideran equivalentes a toda la torá, con el fin de revertir toda esa negatividad, y volver a sus estados originales. Y la razón por la cual Moises les dice estas cosas, fue porque cuando se creó el becerro, la palabra que se exclamo fue estos son tus dioses.

La primera fue la construcción del tabernáculo. sabemos que era allí donde residía la presencia divina. La segunda fue el Shabat, puesto que se considera que una persona que observa el Shabat se considera como si él observó toda la Torá.

Dice el Ari, que solamente cuando una persona se dedica a la construcción del tabernáculo, durante los seis dias, solo entonces el Shabat (7) será santo para él.

Shabat, representa a Biná. Biná es el mundo espiritual. Fuera del tiempo y espacio, es decir no hay dualidad. Biná lo podemos permutar y se obtiene la palabra BEN YH, que significa el hijo de Hashem o hijo de dios.

La biblia comienza con la palabra Bereshit. La primera letra es la Bet, nos enseña que esta creación es dual. Al permutar la palabra BERESHIT, encontramos dos palabras muy importantes.

REI= que significa espejo.
SHABAT= que ya dijimos que es Biná, y Biná esta fuera de la dualidad.

Es decir, debemos reflejar el mundo espiritual, en este mundo físico. En otras palabras, el propósito de esta creación dual, es que podamos llegar al uno. Ese fue el problema de los que estaban con Moises, no podían aceptar la idea de salir de la dualidad. Dios arriba, nosotros abajo.

Moises recibió dos tablas, y las rompió, para indicar que se debía acabar con la dualidad. Ahora, dice el Ari, que para poder lograr la santidad del Shabat debemos primero elaborar por seis dias el tabernáculo. Ya sabemos que seis representa el espíritu, el Ruaj. Ese es el tabernáculo, nuestras emociones.

Orígenes uno de los fundadores del cristianismo dice lo siguiente acerca del tabernáculo. “el tabernáculo como simbolismo, es figura del mundo entero, concebido bajo el principio de lo temporal y eterno, de lo humano y lo divino, de lo creado y lo increado, de lo visible y lo invisible.

El tabernáculo evoca la unión de los dos mundos, o dos aspectos del mismo universo”. sabemos que nuestras emociones están en medio de nuestra conciencia superior de unidad y la conciencia inferior de dualidad. Por lo tanto el trabajo radica en la construcción de nuestras emociones basadas en la conciencia superior o mundo superior y llevadas a la acción en este mundo físico.

La porcion anterior aprendimos que para el rescate de las almas era necesario pagar medio shekel. Y que la imagen que se le mostro a Moises fue una moneda de plata
envuelta en fuego. La plata representa el mundo más bajo, el fuego representa la conciencia superior.

El Ari nos enseña que Moises estaba el IESOD de ABBA. Es decir conocía el mundo de la unidad, conocía los principios espirituales, el mundo de las causas. Y era lo suficientemente maduro para compartir todo lo que tenía. Esa es la clave para la construcción del tabernáculo: el compartir, el otorgar.

Las emociones maduras, desean compartir, las inmaduras quieren retener.

Entradas relacionadas

zohar kitisa

parashá Kitisá

Parashá Kitisa Uniendo los opuestos es como podemos crecer espiritualmente ” Esto es lo que todos … darán “. (Ex. 30:13) Aquí podemos apreciar claramente,

zohar tetzave

Parashá tetzave

Parashá Tetzave Purificar el Yo: Esta sección habla acerca del deseo por el cual fue hecha esta creación Deseo de recibir: En la medida en

Parashá terumah

Parashá terumah Parshá terumah: Ya hemos hablado que nosotros somos los creadores y por tanto responsables de nuestra propia realidad física. Pero debemos tener muy